Antología de un Corazón Escocés [Albert]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Antología de un Corazón Escocés [Albert]

Mensaje por Three Swords el Sáb 2 Ene - 19:42

* * IMPORTANTE * *
Esta colección de poemas ficcionalmente es creada por Albert en sus momentos de soledad. La idea del párrafo al final de cada poema es clarificar un poco el momento que lo hizo surgir.
Al ser una colección que, supuestamente, fue creada a lo largo de la vida de Albert, he intentado que lleve un orden cronológico; sin embargo, aviso que no es una historia que tenga conclusión, sino que, por la temática y la naturaleza de la misma, cada que exista un nuevo poema (así sea cada cinco años), éste se unirá al resto de la colección.
A partir del año 2016 sólo pueden encontrar estos poemas publicados en éste foro y el Foro Rosa de Elaine, porque han sido retirados de mi cuenta de Fanfiction.Net.
Como nota adicional: estos poemas fueron leídos para el Festival Palabra en el Mundo (Asturias), en Mayo del 2011
¡Gracias por leer!
Poema #1
Cuando el viento susurra

Cuando el viento susurra, escucho latir mi corazón, diciéndome muy quedamente que sin tí pierde las fuerzas, el ímpetu, la vida...

Cuando el viento susurra, se estremecen las hojas, interpretando una danza más antigua que la humanidad, flotando en el vacío como caricias que quisiera enviar hasta donde tu estás.

Cuando el viento susurra, se escucha el cantar de las voces de los ángeles, que entonan una melodía sin principio ni final, dejando en mis oídos un mensaje de esperanza, una armonía que vibra al unísono de mi espíritu, llenándome de anhelos insatisfechos y deseos silenciados.

Cuando el viento susurra, sólo puedo cerrar los ojos y evocar tu sonrisa, que llena mi alma de una plenitud desconocida, cimbrándola con una sublime emoción difícil de explicar.

Cuando el viento susurra, y los árboles se estremecen con la amenaza de la lluvia que viene desde muy lejos, pienso en tí, en tu alegría contagiosa, en tu risa burbujeante, en tu mirada rebosante de inocencia, en la manera en que contemplas el mundo: siempre dispuesta a encontrarlo hermoso, digno, emocionante.

Cuando el viento susurra, quiero decirle que calle, porque con cada sonido pronuncia tu nombre, inundando mi pecho de incurable nostalgia por ti. Deseo dejar todo atrás y volver a tu lado; pero sé que eso no es posible, que tú tienes un destino diferente al mío y que yo no puedo aspirar sino a ser un desconocido sin rostro, un nombre de anciano y una dirección a la cual enviar sentidos agradecimientos que reconfortan tu alma y hieren la mía hasta el punto de la agonía.

Cuando el viento susurra, deseo pedirle que me lleve en sus brazos, que me aleje de este mundo ingrato y me oculte en lo más alto del cielo o en lo más profundo del abismo, donde tu recuerdo se desvanezca y tu nombre no exista.

Cuando el viento susurra y roza mi piel, desearía que sus caricias fueran dardos mortales que se clavaran muy dentro de mí, arrancándome la vida que de pronto se ha vuelto imposible vivir.

Cuando el viento susurra, un sutil aroma llena el campo, recordándome el momento en que una suave rosa blanca tomó tu nombre y en que el destino te alejó de mí por primera vez. No te amaba entonces, como te amo ahora; pero duele igual, porque no es el dolor de ayer, sino el de ahora el que hace tambalear mi espíritu hasta el punto de la locura.

Cuando el viento susurra, revela al mundo mi más oscuro secreto, mi dolor callado, mi agonía interminable.

Cuando el viento susurra, grita un sólo nombre:

El tuyo, Candy...




William dejó la pluma y permaneció contemplando el jardín por largo rato, inmerso en sus pensamientos; ya era de noche y George, dirigiéndole una furtiva mirada desde atrás de la pila de documentos, supuso, atinadamente, que no miraba las rosas, sino algo que se encontraba mucho más lejos y, al mismo tiempo, tan cerca, que estaba en realidad muy dentro de él; quizás en su mismo corazón.

Eran días difíciles en Lakewood; tanto, que George comenzó a lamentar que Sir William hubiera recuperado la memoria.


Última edición por Three Swords el Lun 4 Ene - 16:52, editado 3 veces

_________________
El Viento sopla donde quiere y oyes su voz, pero no sabes de dónde viene, ni a dónde va. ( Jn 3, 8 )
avatar
Three Swords
Admin

Mensajes : 309
Fecha de inscripción : 01/05/2014

http://3-swords.blogspot.mx

Volver arriba Ir abajo

Poema #2: Déjame

Mensaje por Three Swords el Sáb 2 Ene - 20:51

Poema #2
Déjame

Déjame contemplarte en esta noche:
ojos cerrados y hechicera sonrisa,
iluminada por la luz de las estrellas.

Déjame susurrar la verdad que callo,
decir adiós al miedo
y dar voz a las palabras
que guardo en el silencio.

Déjame gozarme en tí,
descubrirte cual territorio inexplorado,
cual selva exótica, extraviada en el misterio.

Déjame sostenerte cerca mío,
bajo la plácida y durmiente luna,
apartados el recelo, los encajes y las sedas.

Déjame escuchar
la inédita melodía de tus suspiros,
ofrenda gloriosa para mi siempre insatisfecho anhelo.

Déjame unir tu piel a la mía,
y con el roce y la ternura de mis manos
elevarte hasta el desconocido cielo.

Déjame inventar formas de poseerte,
de perderme entre tus brazos
cual náufrago a merced de las mareas.

Déjame ser tuyo...

Déjame hacerte mía...




La cálida brisa de medianoche agito traviesamente los cortinajes en la espaciosa habitación.

En la amplia cama con dosel, grabada con el antiquísimo escudo de armas del clan, podía apreciarse una figura masculina: erguido, respirando entrecortadamente y con la mirada perdida en la nada, William introdujo los dedos entre su espesa cabellera en un gesto desesperado: había sido un sueño tan vívido, que su corazón aún latía desenfrenado.

Si tan sólo no hubiera recuperado la memoria, la esperanza de convertirlo en realidad aún perduraría...

_________________
El Viento sopla donde quiere y oyes su voz, pero no sabes de dónde viene, ni a dónde va. ( Jn 3, 8 )
avatar
Three Swords
Admin

Mensajes : 309
Fecha de inscripción : 01/05/2014

http://3-swords.blogspot.mx

Volver arriba Ir abajo

Poema #3: Súplica en el vacío

Mensaje por Three Swords el Sáb 2 Ene - 20:54

Poema #3
Súplica en el vacío

Quisiera entretejer cual hebra fina
con el telar desecho de mi alma herida
cada memoria que guardo de tu vida
tus silencios, tus colores y tu risa.

Quisiera capturar para lo eterno
la sensación intensa que creí perdida
la flama efímera de la pasión prohibida
que sumerge mi alma en el tormento.

Quisiera decirte tantas cosas
sobre mi, sobre mis sueños, mis desvelos
apagando el ansia, el fuego y los anhelos
que dominan mi ser a todas horas.

Quisiera que existiera un universo
donde pudiésemos unir nuestro camino
donde el amor tuviera el nombre de destino
y el pasado el nombre de silencio

Quisiera emprender un largo viaje
y en mi incierta senda descubrirte un día
enterarme de que el tiempo te hizo mía
que en mi ausencia aprendiste a amarme.




William escribió la dirección, a sabiendas de que la última esperanza se estaba desvaneciendo a toda prisa, que el futuro se marcharía con ese paquete; que en un aventurado acto de soberbia, estaba colaborando con el destino, encaminando a Candy hacia los brazos de otro hombre.

Los dados estaban ya sobre la mesa; y él había perdido la partida.

_________________
El Viento sopla donde quiere y oyes su voz, pero no sabes de dónde viene, ni a dónde va. ( Jn 3, 8 )
avatar
Three Swords
Admin

Mensajes : 309
Fecha de inscripción : 01/05/2014

http://3-swords.blogspot.mx

Volver arriba Ir abajo

Poema #4: Nocturno desnudo

Mensaje por Three Swords el Sáb 2 Ene - 21:00

Poema #4
Nocturno desnudo

Rasgando el silencio de la quieta noche
cual nota discordante en un adagio
vivo lamento se torna mi requiebro
dolor que explota en lastimero llanto

Mientras la luna tan prístina y lejana
hiere mi piel con su plateado roce
imploro al viento que viaja sereno
llevar en sus ligeras alas mi quebranto

Se eleva mi plegaria hacia el eterno
pletórica de anhelos y desdicha
y cual fugaz destello de consuelo
escucho en la brisa un dulce canto

Quisiera ya olvidarte, más no puedo
pues en mi alma tu nombre está grabado
la luz de tu sonrisa y tu recuerdo
llevaré a cuestas hasta el camposanto

Tu amor fue un imposible, un simple sueño
florecido al amparo del perverso olvido
una semilla de esperanza que brotando
se marchitó dañada por el desencanto

Atrapado en el fondo de un abismo
oscuro y frío cual umbral de infierno
la duda y las tinieblas de mi duelo
me cubren por completo como un manto

Me apresuro a beber a tragos lentos
el cáliz de la dicha vuelto amargo
y si me ahogo en eterno sufrimiento
la culpa es mía por quererte tanto.




En la lejanía podía escucharse el arullante silbido de los grillos, que se escuchaban felices, ajenos a la desdicha que se adivinaba en el corazón del hombre que permanecía en el amplio balcón, reclinado contra el barandal de piedra; sosteniendo en una de sus manos una copa de whisky a medio vaciar.

La luz de la luna brillaba en ratos, dándose a desear en esa noche oscurecida por el paso de gruesas nubes cargadas de granizo, que se antojaban emisarias de presagios funestos.

Nada. Ningún signo, ningun eco, dejaban entrever si las más nefastas premoniciones se habían concretado ya. Albert miró hacia la luna, preguntándose si el paquete había llegado ya al departamento.

_________________
El Viento sopla donde quiere y oyes su voz, pero no sabes de dónde viene, ni a dónde va. ( Jn 3, 8 )
avatar
Three Swords
Admin

Mensajes : 309
Fecha de inscripción : 01/05/2014

http://3-swords.blogspot.mx

Volver arriba Ir abajo

Poema #5: Requiebro en lejanía

Mensaje por Three Swords el Sáb 2 Ene - 21:03

Poema #5
Requiebro en lejanía

Mi espíritu en un grito te llama
viaja en la brisa mi profunda pena
aviva la nostalgia en mí una flama
de intenso y fiero amor que me envenena.

No te soñaba nunca tan lejana
ni esperé sufrir esta condena
existe entre tu y yo tanta distancia
que encuentro más cercana una estrella.

Suspiran en mi pecho los ardores
de profunda pasión que nunca cesa
se encienden como un fuego los temores
de saberte perdida y tan ajena.

Sintiendo marchitarse la esperanza
Mi corazón se torna llaga viva
tan profunda y sangrante es la herida
que el tiempo que transcurre no mitiga.

Calladas ya las voces tormentosas
que me increpan con culpa lastimera
comprendo que nunca podré olvidarte
pues en mi alma se plasmó tu huella.




La fresca brisa penetró en la estancia, agitando los rubios cabellos del hombre que permanecía en silencio, contemplando el paisaje que la luz del ocaso teñía de ígenos resplandores. Nada, ni una noticia. Ni un mensaje de George respecto a sus planes. Lo más probable, pensó, era que todo hubiera resultado tal y como estaba previsto.

Suspiró con desgana, mientras sus ojos observaban el horizonte, perdidos en un mundo que sólo él conocía. Mejor así. Mejor la soledad que ese requiebro sin respuesta que lo consumía día a día.

_________________
El Viento sopla donde quiere y oyes su voz, pero no sabes de dónde viene, ni a dónde va. ( Jn 3, 8 )
avatar
Three Swords
Admin

Mensajes : 309
Fecha de inscripción : 01/05/2014

http://3-swords.blogspot.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Antología de un Corazón Escocés [Albert]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.